En nuestro segundo día en Ribera del Duero, terminamos con una espectacular y memorable cena en el restaurante La Pícara Gastroteca, cuyos platillos fueron maridados con los vinos de la bodega Dominio del Águila.

Primero hablemos del vino: para ellos lo principal y sagrado es el viñedo, cuentan con 30 hectáreas de viñas viejas, cuidando de mantener métodos ecológicos, y ya tienen muchos años como proveedores de uvas para algunas grandes bodegas de la región.

Ellos optan por hacer todo de forma artesanal: utilizan infusiones herbales para tratar las viñas, no clarifican, ni filtran el vino. Los vinos son elaborados sin despalillar y se pisan en el lagar, la maloláctica se hace en barricas de roble y el envejecimiento se hace en túneles. Para hacer todo esto, han rehabilitado un lagar del siglo 17 y 6 galerías subterráneas del siglo 15.

Su objetivo: “hacer vinos puros y finos. Vinos ecológicos que sean capaces de envejecer durante mucho, mucho tiempo, pero que, sin embargo, puedan ser disfrutados en cualquier momento.”

En la cena degustamos un excelente Pícaro del Águila Clarete Ecológico 2016, que es un vino que pasa 17 meses en barricas de roble francés. Se elabora como los antiguos claretes: una co-fermentación de vino blanco y tinto.

Después siguió el Pícaro del Águila 2016, el cual está 12 meses en barricas de roble francés.

Para finalizar: Dominio del Águila Reserva 2014, que es su marca principal el cual tiene más de 30 meses de crianza.

Y ahora te cuento de La Pícara Gastroteca, este restaurante ubicado en Aranda de Duero, justo en la Plaza Santa María, frente a esta hermosa iglesia de la foto (Iglesia de Santa María). No es el típico restaurante: es una mezcla de moderno, divertido, vintage y diferente. Pero lo que más sorprende es su cocina. La chef es Sandra Chicote y nos sorprendió con estos platillos que a continuación te reseño:

Inició con el plato Umami: Raviolis Crujientes rellenos de Verduritas y Langostinos Tigres, junto con el Foie Mi-Cuit con Teja de Semillas y Gelatina de Pedro Ximenez y unas deliciosas croquetas! (una era de morcilla)

Umami: Raviolis Crujientes rellenos de Verduritas y Langostinos Tigres

Umami: Raviolis Crujientes rellenos de Verduritas y Langostinos Tigres

Foie Mi-Cuit con Teja de Semillas y Gelatina de Pedro Ximenez.

Foie Mi-Cuit con Teja de Semillas y Gelatina de Pedro Ximenez.

Croquetas

Croquetas

Después pasamos a un Salmorejo con Crujiente de Jamón Ibérico, Caviar de Clara y Aceite de Yema y la increíble Ensalada de Brotes Seleccionados con Jamón de Pato, Dados de Mango y Vinagreta de Jugo de Frutos Rojos.

Salmorejo con Crujiente de Jamón Ibérico, Caviar de Clara y Aceite de Yema.

Ensalada de Brotes Seleccionados con Jamón de Pato, Dados de Mango y Vinagreta de Jugo de Frutos Rojos.

Siguieron llegando los platos, destacando el increíble emplatado de la Hamburguesa de Sepia con cebolla Caramelizada, Salsa de Tinta de Calamar y Alioli Verde:

Hamburguesa de Sepia con cebolla Caramelizada, Salsa de Tinta de Calamar y Alioli Verde.

Nos sorprendieron en cómo presentaron unas patitas de lechazo (cordero) envueltas en masa filo, acompañadas con su Salsa Reducida y Bolita de Choripan.

Patitas de Lechazo Deshuesadas con su Salsa Reducida y Bolita de Choripan.

Por mi alergia a los mariscos, me enviaron las Carrilleras Ibéricas con Reducción de Ribera del Duero y Nido de Patata Azul, increíble combinación! Y excelente que la salsa elaborada con producto de la región, vino de la DO! 😉

Carrilleras Ibéricas con Reducción de Ribera del Duero y Nido de Patata Azul.

 

Y después de esta grandiosa comilona donde nos sorprendieron con los sabores y el maridaje de los vinos, llegó el postre:

Meloso de Queso, Galleta Hilada y Láminas de Chocolate.

Un gusto poder compartir esta cena con mis compañeros de viaje y nuestros grandes anfitriones: Dominio del Águila y La Pícara Gastroteca!