Hay lugares que te enamoran por sus museos, por sus bellas playas, por la calidez de su gente, por su modernidad y otros simplemente te enamoran por su sencillez.

Cada uno ofrece algo especial para los turistas y enamorados de la gastronomía, pero cuando de verdad se trata de escapar de la rutina y encontrarte contigo mismo, para una servidora, #miescape perfecto es Tapalpa, que se encuentra ubicada en la Sierra de Tapalpa, en Jalisco a una hora aproximadamente de Guadalajara (la capital del estado).

Caminando entre los carrizos

El encanto de este pueblo mágico es para mí su sencillez, la vida transcurre tranquila y puedes apreciar la naturaleza en todo su esplendor.

Existen hoteles de todos precios y tipos: desde los muy económicos hasta los de super lujo. Pero todos ellos ofrecen la misma posibilidad: disfrutar del bosque, del campo, los atardeceres, las presas, las Piedrotas, y mucho más!

Naturaleza te rodea

El escape perfecto es levantarte temprano para ver el amanecer, salir a caminar al bosque, sintiendo el frío y en silencio escuchar los pájaros o el viento. Dejarte envolver por los sonidos del bosque, donde no hay otro humano cerca de tí y reencontrarte. Ahí es de verdad cuando huyes del estres de todos los días y disfrutas de cada segundo vivido.

Claro que después viene la rica comida del pueblo con sus tamales de acelga, los quesos, las conservas, el ponche, el pan de plátano (típico de Tapalpa), los dulces de leche, el rico borrego y todas las delicias que se pueden encontrar en los restaurantes, fondas y tienditas. También en cierto sentido es un escape de lo que acostumbro comer todos los días y es una forma de regresar a la simplicidad del campo: comer lo que la tierra te da.

Tamales de acelgas

Al finalizar el día, no hay que perderse el atardecer, y si amas la fotografía, te dará bellas tomas que sabrás apreciar y capturar.

Un atardecer espectacular