Esta información nos la comparte Eduardo Plascencia en su blog Nacionalismo Gastronómico: