La semana pasada visité el Rancho San Josemaría, donde sus propietarios Catalina y Martín me recibieron para enseñarme su trabajo artesanal.

Ellos recomiendan comenzar la visita temprano para que veas cómo se ordeñan las ovejas, luego te explican que las alimentan siempre con alfalfa, para sí mantener la calidad de la leche y con ello la calidad del queso.

Cada oveja en promedio a lo largo del año produce 1.2 lt. De leche al día. Pero ellos son muy respetuosos del ciclo natural de los animales, así que la ordeña sólo es por 300 días: de mediados de Enero a Noviembre.

Sus quesos ya son muy famosos a nivel nacional e internacional: son los únicos quesos mexicanos que han obtenido medalla de plata y bronce en el World Cheese Awards, con su queso Rancho San Josemaría Cremoso y el Rancho San Josemaría semiduro natural, respectivamente.

La visita no estaría completa sin probar sus quesos y está la opción de degustar una tabla de sus quesos, donde me tocó probar sus 3 principales tipos:

  • Queso suave, bajo el nombre de Rancho San Josemaría Cremoso
  • Quesos semiduros, que son madurados de 2 a 3 meses y tienen los sabores natural, vino tinto, en aceite de oliva, hierbas finas, ahumado y con pimientas.
  • Queso duro, madurado de 5 a 6 meses, con el nombre Dabehe (Invierno en otomí).

Por cierto que este último  irá a concursar  a los World Cheese Awards 2012.

Me gustó mucho el concepto que manejan en la elaboración de sus quesos, ya que con mucho empeño en 5 años han llegado muy lejos.

Y como me dijo Martín: “nosotros hacemos quesos honestos” porque son elaborados sólo con leche de oveja. Aparte de algo que me llamó la atención: buscan ser sustentables y aprovechar al máximo los recursos.

Si están en Querétaro o en el centro del país, tienen que venir a conocer cómo se hace el queso de forma artesanal.

Si están interesados, favor de contactarlos en su twitter o bien en su página oficial: http://quesosdeoveja.com/contacto.htm