Según estudios de la Universidad de Manchester, comer frutos de color morado ayuda a evitar padecer enfermedades como el Alzheimer, problemas cardiacos, y hasta cáncer.

Y eso no es todo, si alguien padece Parkinson, también es altamente probable que se mejoren las condiciones.

Recomiendan comer zarzamoras, arándanos, ciruelas y grosellas negras; en una o dos porciones de las 5 porciones recomendadas diariamente de frutas y verduras.