La semana pasada, Michelle Obama se reunió con la  National Restaurant Association (Asociación Nacional de Restaurantes) para charlar con los encargados de los establecimientos.

Pidió a los chefs reducir el uso de grasas en sus platillos, y a que se genere conciencia en el medio restaurantero que los americanos gastan la mitad de su dinero en comer fuera de casa y un tercio de sus comidas las hacen en dichos establecimientos.

Estos cambios en la forma de cocinar, los pide en nombre de combatir la obesidad infantil, que día a día crece en Estados Unidos; pero no sólo ahí, también en México y en otros muchos países.

Creo que sí es importante considerar esta petición… así todos comeremos más saludablemente a la hora de salir fuera…