La preocupación por alimentarse mejor ha llegado a lugares como NY, donde ahora los clientes que compran bagels rellenos, piden que se les saque el máximo de migajón posible.

Al parcer no es mucho lo que se libra uno de comer: 75 calorías aproximadamente, pero para aquellos que degustan dicho alimento diariamente son muchas calorías en una semana y no se diga en todo un año.

Una despachadora de bagels, relató al New York Post que a diario un 90% de personas le piden su bagel sin migajón, lo cual hace más difícil su trabajo, pero obviamente, ella tiene que realizarlo…

Esto me recuerda a cuando los nutriólogos te dicen que le quites el migajón a los bolillos 😉

El punto positivo: le cabe más relleno sin migajón…