Nuestros antojos por comidas altas en calorías (botanas, dulces, comida chatarra, etc) está determinado por una hormona que se llama “ghrelin”  o su nombre más común: la hormona del hambre.

Esto fue revelado por el Dr.  Tony Goldstone, un endocrinólogo del British Medical Research Council Clinical Sciences Center en una conferencia unos días atrás, en San Diego.

Ahí en la conferencia el doctor indicó que trabajarán en crear una pastilla que pueda controlar a dicha hormona…

* con información del US News