La idea de esta báscula es que se le puede quitar la parte superior que tiene forma como de concha, y así lo que peses trasladarlo a otro recipiente, algo así como las básculas de los mercados o tianguis.

Y la misma concha sirve para guardar la báscula y hasta se vería bonita sobre la cubierta de la cocina.

Cuesta alrededor de 850 pesos.