En la ciudad de Kiel en Alemania hay un lugar muy especial llamado “Sofa Bar” ahí sólo se admiten a alcohólicos desempleados para que ahí pasen su tiempo.

Lo que lo hace especial, es que los costos son cubiertos con dinero de la ciudad. Es como un lugar donde se reunan las personas con serios problemas con el alcohol, tienen permitido llevar su propia bebida. De hecho el bar solo sirve bebidas como refrescos y limonadas;  también café bien fuerte.

Y este experimento de “bar” está funcionando tan bien, alejando a esta gente de las calles, que otras ciudades alemanas ya están pensando en repetir la fórmula.