Resulta que al aceite de oliva (y sobre todo el extra virgen) tiene altos niveles de polifenoles, los cuales ayudan a evitar la aparición del Alzheimer.

Se sabe que sólo un 25% de los casos de este mal son hereditarios, el 75% son por una mezcla de herencia y malos hábitos alimenticios, físicos, inactividad intelectual o tabaquismo.

Así que podemos ayudarnos al consumir todos los días un poco de aceite de oliva, ya sea virgen o extravirgen.

Pueden leer la nota completa en The Standard.

* foto de Tamorlan