A partir de que un niño epiléptico de 10 años ha estado obsesionado por la comida gourmet, se han hecho más investigaciones sobre un mal benigno: el síndrome Gourmet.

Este es una lesión que se sufre en una parte del cerebro (la parte anterior derecha), y los que la padecen tienen una obsesión con la comida, principalmente la comida gourmet…

El estudio más reciente fue hecho en el hospital de la Universidad de Zurich.

Así que si te interesa no sólo comer ese rico platillo gourmet, si no que también te interesa los productos que vas a comprar, los restaurantes, la forma de preparar y presentar un platillo; igual tienes el síndrome gourmet.