Michel Chasseuil posee la impresionante cantidad de 20,000 botellas de vino de los últimos 3 siglos.

Él tiene su cava en su residencia de La Chapelle-Bâton, al oeste de Francia, pero quiere que su colección se transforme en un museo, en Bordeaux.

El señor Michel se ha negado a vender su impresionante colección (hasta hace poco no se sabía de ésta), que se especula es la más grande del planeta, ya que quiere evitar que la compren “nuevos ricos” y pues que ésta no sea apreciada en su grandeza y antiguedad…

El señor MIchel, con 67 años, relata que se hizo de tantos vinos hace ya muchos años, asistiendo a subastas de vinos, así obtuvo los caldos del siglo 18, 19 y 20. Casi siempre compraba 2 cajas de vinos, una para consumo personal y otra la guardaba… pero cuando surgió el auge por comprar vinos extraños y viejos, empezó a vender la segunda caja, y se convirtió en millonario… mismo dinero que invierte en comprar más vinos raros.