Eso dicen los científicos de la Universidad de Oxford, ya que encontraron que la gente que consume demasiada carne y lácteos en su dieta diaria tienen más posibilidades de padecer cáncer de próstata.

Resulta que este tipo de alimentos estimula la producción de cierta hormona que puede incentivar el crecimiento de un tumor en esta parte del cuerpo.

Así que es mejor moderarse con la carne roja, mantequilla, leche y quesos.

* con información de Telegraph.