Los científicos están investigando el uso del maracuyá (o fruta de la pasión) para combatir el asma, con resultados que dan muchas esperanzas a los 400 millones de asmáticos que hay en el mundo.

Lo increíble es que no es la pulpa lo que sirve… si no la piel que contiene químicos y compuestos que ayudan a aliviar los síntomas del asma, ésta ha sido pulverizada y con ella se han tratado a los asmáticos con muy buenos y alentadores resultados.

De hecho, es la maracuyá obscura o morada la que se está estudiando para generar medicamentos o tratamientos.

Los estudios están haciéndose en la Universidad de Arizona y la facultad de medicina de la Universidad Mashhad en Irán.