En Mississippi, Estados Unidos, están proponiendo 3 legisladores prohibirles a los obesos la entrada a los restaurantes.

Según esta propuesta, si un restaurante atiende a alguien obeso, estaría violando la ley. Y si se sorprende atendiendo a este tipo de personas, reiterativamente, a dicho establecimiento se le quitará su permiso de operación.

El problema será determinar los parámetros para decir que alguien es obeso o no.

La iniciativa dice:

“Cualquier establecimiento de comidas para el que aplica esta sección no tendrá permitido servir alimentos a cualquier persona que sea obsea, con base en criterios prescritos por el Departamento de Salud estatal”.

Estaremos al pendiente, de esta ley, que me parece muy discriminatoria… no sé porqué me recuerda a la película “V de venganza”, el gobierno quiere decirle a su pueblo lo que puede y lo que no puede hacer…